Blog
Consenxo
7th Sep 2012Posted in: Blog, Ficcion 0
Consenxo

Mi señora se ha despertado guerrera y me ha dicho que a Obama le faltan pantalones y que lo que tenía que hacer era mandar a la chingada a los republicanos. Yo que soy mas comprensivo le he dicho que lo que trata Obama es de unir, de buscar un consenso para salir de este agujero negro en el que el presidente saliente nos ha metido. Ella indignada me ha dicho que no me entero de nada y como a mi no gusta discutir he hecho como que no la escuchaba pero al ver que la tormenta no amainaba, decidí irme a caminar un rato.

No crean que para mi es un placer caminar. Aquí en Detroit caminar en pleno invierno es extremadamente peligroso. Lo mismo te cae encima un carámbano de hielo gigante que te resbalas con la traicionera capa de hielo que se forma bajo la nieve. No es raro ver gente tirada en el suelo. De hecho caen tantos que en ocasiones los encuentras teniendo alegres conversaciones en el suelo ante la imposibilidad de ponerse en pie. Por fortuna, el ayuntamiento puso al servicio del público un teléfono 24 horas para pedir socorro y que lo levanten a uno en caso de necesidad.

El problema es que ahora con la crisis han recortado los servicios y pueden llegar a tardar bastante en recogerte pudiendo incluso perder por congelación uno o dos dedos durante la espera. ¡Cómo ha cambiado todo en América! antes incluso tenías pequeños refugios con café para resguardarte del frio pero ahora con la crisis han sido ocupados por políticos republicanos y banqueros en paro. Dan una pena… Uno entra al refugio a calentarse y se los encuentra hablando de lo que el país necesita: Que si lo que hay que hacer para superar la crisis es cortar más impuestos, que si mejor hay que invadir Irán o incluso algunos, los menos, afirman que sin duda dar más bonuses a estos banqueros incomprendidos fomentaría el gasto permitiéndolos así comprar nuevos diamantes para sus queridas y claro, despues de 8 años para olvidar, mucha audiencia no tienen, tampoco café ya que con los recortes ni para café hay.

El viento es tan fuerte que hace volar la nieve acumulada en los tejados y al llegar hasta tu cara corta como una cuchilla. Tanto como puestos de trabajo han sido cortados aquí en Detroit, donde la miopía perenne de las compañías automovilísticas y sus chanchullos indecentes con las petroleras han convertido a la emblemática industria en una especie de segundones obsoletos y al parecer arruinados. Yo lo que digo es que tan arruinados no estarán cuando van a Washington a pedir dinero en Jet privado, claro que como dice mi señora, ¡Qué sabre yo de todo esto! si al fin al cabo ni anuncios buenos hago… Y claro, ensimismado en mis pensamientos, soñar despierto lo llama Inmaculada, resbalé cayendo sin remedio entre un animado grupo de caídos, un grupo por cierto muy selecto , gente fina, de buen porte, postrados en el hielo pero aún así, manteniendo la dignidad y una agradable conversación.

Welcome Mr….
Pablo my name is Pablo.
Pablou?
Yes
P as Peter, A as in Asshole, B as Bank, L as in Laundry and O as Of course
Where are you from?
I am from Spain.
Oh Spain! Real Madrid, Barcelona, El Bully…
Yep, you are totally right guys.

Y así estabamos con el chit-chat cuando el sol comenzó a ocultarse, el frio llegó y con él un repentino cambio de humor en todos nosotros. Lo cierto es que ya llevávamos más de tres horas tirados y varios de los participantes en el coloquio estaban perdiendo sensibilidad en los dedos de los pies.

I am not sure if they are coming to rescue us… dije yo. We should call somebody else…

Uno de ellos tomó su teléfono y comenzó a llamar a su esposa.

Honey? I fell down again so may you pass by and pick us up?

No of course not, that´s what happens when you vote republican… they just cut services because they do not care about low life people as us… at the end of the day you are the one that voted two times for Bush so now pay for it y colgó.

Yo lo miré con compasión, al fin y al cabo todo el mundo tiene derecho a equivocarse, aunque sea dos veces… Viendo el desánimo cundir entre nuestra filas les lancé una arenga.

Señores, no podemos quedarnos aquí congelándonos ni esperar socorro alguno por parte de políticos o institución alguna sea del color que sea. O nos ayudamos unos a los otros para levantarnos o no nos levanta ni Dios. A coro me respondieron:

What?

Cayendo en la cuenta de que estaba hablando en español lo repetí en inglés y como un equipo comenzamos a erguirnos sobre nuestras rodillas apoyándonos unos en otros, poco a poco, hasta que sin darnos cuenta estabamos de pie sonriendo. Nos despedimos prometiéndonos volver a conversar en próximas caídas.

Al llegar a casa Inmaculada estaba más tranquila, me dió un beso y me dijo:

Quizás tengas razón con lo de Obama, quizás la solución es trabajar juntos en vez de tirar cada uno por nuestro lado…

Yo la besé y tomándola por la cintura la llevé hasta el sillón donde sin importarnos un comino nada, dejamos quemarse la cena.

Leave a Reply